Últimas noticias:

Las tinieblas y el alba escrito por Ken Follett

 Nunca defrauda

 


Casi mil páginas con sabor a poco. Historias de sentimientos, pasiones sin límites. Falta de igualdad entre el hombre y la mujer. Menosprecio al sexo femenino. Guerras, trivialidades, conjuras, secretos de estado.

Avaricias vestidas de clero, falta de perjuicios, cargados de pecados. Honradez como virtud, muy escasa en la realidad y en la narración de Las tinieblas y el alba.

 



Retrocedemos más de mil años para la historia de Ken Follet. Nos vamos a la Edad Oscura, al nacimiento de Kingsbrigbe (puente del rey) autorizado por el Rey Etheraldo y lugar donde transcurre la trilogía formada por Los pilares de la tierra, Un mundo sin fin y Una columna de fuego.

 

Viajamos en el tiempo con las tradiciones, con la forma de vivir, con la manera de construir. Aprendemos el nacimiento de los puentes, los contrafuertes, los canales inventados todos ellos por Edgar, convertido en un Leonardo Da Vinci de la época. Pero también leemos sobre la manera de vivir y el sometimiento de la mujer, por fortuna, tan diferente en la actualidad. Tampoco se nos hace indiferente las formas de batallar, los egos y la brutalidad sin límites.

 

Las tinieblas y el alba es un espejo al pasado, es vivir lo que lo cuenta la historia. Es conocer de donde venimos. Es pensar como se ha llegado a la actualidad. Es aprender de lo que nos enseñaron.

 

 

Reconozco ser fans de Ken Follet y acudí puntual a la cita de Las tinieblas y el alba leído con agilidad y rapidez para disfrutar de un ritmo literario que convierte al título en unos de los principales ventas literarias del momento.

 

 

He disfrutado del libro, como de sus anteriores éxitos. He abierto la puerta de la imaginación para irme al año 1000 d.C. y he saciado mi tiempo con agiles lecturas que me han permitido soñar con el amor, odiar a los malos, luchar por la verdad, conocer los sentimientos de los personajes y disfrutado del arte de leer con Las tinieblas y el alba

 

 


Ragna es el personaje femenino. Líder para la época, sensata en sus atrevimientos, sufridora del machismo masculino. Soñadora de amores imposibles. Amiga de los amigos, razonable, sensata, tenaz y eficiente. El monje Alfred es la moral metida en la cárcel de sus ideales en lucha constante entre el bien y el mal. Líder de ideologías, sufridor de la corrupción del poder. Ambicioso de honradez, ingenuo de pensamiento y obra. Habitantes de una ciudad, que crece que su tesón y esfuerzo, convertida en la antesala del éxito de Los pilares de la tierra

 

 


En Las tinieblas y el alba no podemos al Obispo Wystan cuyos adjetivos rallan todos los pecados: ambicioso, traidor, corrupto, mujeriego, falso, ladrón, asesino, cobarde, fanático, malévolo, obsesivo, injusto, necio y soberbio (por citar algunos) y junto a él sus familiares fieles seguidores de las maldades más perjudiciales

 

Para bien o para mal. El libro se lee con agilidad, nos presenta el pasado en el presente. Nos entretiene y anima. Muestra los valores humanos en estado puro y si te gusta la lectura, es una buena cita literaria.

 

 

 

¿Te atreves a contarnos tu opinión? No hay censuras.

Qué podemos ver? Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: fpm. Con la tecnología de Blogger.