Secretos de estado, serie de televisión - que podemos ver?

Sponsor

Grandes Artistas

Post Top Ad

Responsive Ads Here

Madeja interminable e injustificada


Reconozco que cuando vi los cebos me resulto original y diferente la propuesta planteada. Pasados unos capítulos, habría mucho que hablar, discutir y opinar sobre Secretos de estado, la serie de suspense político presentada por Telecinco.

Con el propósito de dar ideas y recibir opiniones, comentamos y desgranamos eso de “interminable” e “injustificada”, además de un reparto que colabora con ambos adjetivos, donde se ha intentado ser neutral con cualquier parecido con la realidad, aunque de manera sutil (por llamarlo suave) se notan las insinuaciones a uno y otro partido político del mundo real.


¿Merece la pena Secretos de estado? Entretener, lo cumple discretamente. Trabajo técnico y artístico, modesto. Argumentación sin límite, original en la trama, esperpéntica en el casting. Si tenemos que resumir, viéndola en diferido, sin anuncios, conseguiremos estar distraídos durante algo más de una hora.

Secretos de estado, interminable


Argumentos y contraargumentos son la raíz de este árbol esquemático que ofrece el guion de la serie. Una vez más, cada personaje tiene sus propias ramificaciones en un guion que se ensambla entre los personajes, pero que termina siendo una coctelera de inmundicias humanas: intentos de asesinato, engaños de unos y otros, maquinaciones e intrigas disparatadas, falta de honestidad, falsedades uno para todos y todos para uno…

Todo lo imaginable, colocado en los diferentes personajes. Y al final la trama, no va de “como gobernar un país” sino de los sucios que son aquellos que la gobiernan y dirigen. Una trama, en Secretos de estado, que no habla de la corrupción económica, sino humana.

Por otro lado, propio de la telebasura que promueve Mediaset, donde la carnaza de la vida de las personas, valen más que las personas en sí.

Secretos de estado, injustificada


¿No hay nadie sano? ¿nadie es honesto?¿nadie es legal? Parece que no. Cada personaje tiene sus enredos.

Parece también un serie low cost. Me refiero que han ahorrado en algunas cosas evidentes, que desprestigian el contenido de la serie. Hacen una ficción, tan irreal de un presidente español, que como irreal deja mucho de ser creíble y tiene unos errores que parecen de primero de cinematografia.

Tampoco es consecuente con los diálogos y las escenas; en ocasiones, difieren los racords de una y otra escena. ¿Una cocinera solo para el palacio de la Moncloa? ¡qué eficaz con tanto gorrón! Una seguridad privada, convertida en niñera de los hijos del Presidente y en gigolos ¡que eficacia de los cuerpos de seguridad! Todos los coches de la Presidencia ¿son iguales? O, ¿Sólo utilizamos uno por ahorro de costes? ¿Estos si son recortes! Y un jefe de seguridad que parece un crio y es valido para el hijo, la hija, el presidente y la cónyuge y líos varios. ¡Qué don de la ubicuidad! ¡Qué eficacia de guardaespaldas! Un chico que vale para todo… o … ¿para nada?

 Podíamos hacer más referencias, pero dejamos los comentarios libres para sus opiniones.

Secretos de estado, el reparto


Nos haremos amigos de alguien y enemigos de otros, pero la política es así: pisar a unos para salvarse otros, aunque asumo las palabras como propias, parecen reflejo del personaje de José Luis García Pérez (Guillermo Gutiérrez Casas) que, viéndole de periodista en La Verdad, no encaja como manipulador político total.

A Myriam Gallego (Ana Chantalle) la vimos como mala, malísima en Águila Roja. Parece encasillada, aunque en Secretos de estado la promueven las intrigas, las manipulaciones y los engaños. Quizá una de las actrices que mejor configuran su personaje, como la de su contrincante, Michelle Calvo (Paula Campillo Aguirre) cuyo personaje de fulana, seductora y calculadora manipuladora, son dos de los dos pilares interpretativos de la serie. Algo que Emmanuel Esparza (Alberto Guzmán) podía copiar, porque le falta gancho y le sobra tranquilidad a su personaje, a lo que todo, le parece indiferente.

Secretos de estado en las redes


Empezamos con parecidos razonables


Donde @davidalsol expone argumentos parecidos y diferentes.


Algunos no quieren los avances y otros analizan la lucha por la audiencia


Y vosotros ¿qué opináis?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here

Pages