Latest News

Publicidad

grandes artistas

martes, 19 de febrero de 2019

El día que se perdió el amor


Intriga constante



Hace unos años, Javier Castillo nos sorprendió con El día que se perdió la cordura, un título que llamo la atención por su intriga, insospechadas tramas argumentales y un gancho permanente para el lector ávido de historias imaginativas y diferentes. No estábamos delante de “asesinos al uso”.

Bajo la sombra de ese indiscutible éxito, nació El día que se perdió el amor, que va en paralelo a la primera historia, utilizando las mismas herramientas, personajes y situaciones para profundizar en un mensaje: el amor que se siente por la familia, por los lazos de sangre.


A favor del libro

No podemos escribir sobre el argumento de El día que se perdió el amor, porque sería destrozar la trama, que te va a mantener vivo e intenso desde el principio al fin.

Javier Castillo ha utilizado unas herramientas que supo combinar perfectamente en su primera historia, para crear algo paralelo que mantiene los mismos elogios y virtudes de su primera edición, pero hay que añadir el interés por el argumento y los sucesos.


La historia de El día que se perdió el amor transcurre casi en 24 horas, haciendo referencias a una década pasada, pero hace que te sientas presente e integrado en el argumento que transcurre en Salt Lake como un espectador activo de una trama donde los sentimientos son protagonistas.

Carla en el pasado, Amanda en el presente, junto a Jacob, Steven, Bella o Browing configuran unos personajes que consiguen mantener vivo el interés, los acontecimientos y los argumentos para disfrutar de un libro que engancha y se hace corto.

No hace demasiado recuerdo o alusión a la primera entrega, lo cual, la novela es integra para el lector e independiente. Sólo lo descubriremos aquellos que disfrutamos de la primera cita literaria con Javier Castillo.

En contra de El día que se perdió el amor

Las segundas partes siempre tienen que ir con el apellido de convertirse en sombra del original y eso ocurre con esta segunda entrega. Si leemos lo escrito hace unos años sobre El día que se perdió la cordura, podremos repetirlo y transcribirlo para esta parte.

Es la misma base literaria, la misma técnica y los mismos personajes. Es otra perspectiva, pero la misma técnica.

El resultado

Una novela de intriga aceptable, entretenida y amena. Para disfrutar del placer de la lectura.

Un joven escritor, Javier Castillo, que ha sabido acertar en su estilo y en sus argumentos. En algo diferente y original. No es brillante, pero tampoco niega el placer de la lectura.

Personalmente, quien suscribe, le ha enganchado y ha necesitado el tiempo mínimo para su lectura. Para mi es un éxito y me ha dejado el regusto de que nunca supe el final, hasta el punto y final.

El día que se perdió el amor en las redes sociales






y el lector de que podemos ver ¿que opina?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sponsor

Tags

Recent Post

AD BANNER